Lo primero queremos dejaros este video donde explica muy bien todo lo que hay que saber de la nueva ley para patinetes eléctricos.

Al igual que muchos otros ayuntamientos de España, el Consistorio de Málaga está a la espera de que la Dirección General del Tráfico (DGT) apruebe definitivamente el Real Decreto de Vehículos de Movilidad Personal (VMP) por el que pretende establecer unas medidas organizativas para regular el tráfico de patinetes eléctricos.

Al respecto, el director del organismo del Ministerio del Interior, Pere Navarro, ha expresado su intención de prohibir a este tipo de vehículos y a las bicicletas estacionar en las aceras. Con más detalle, la normativa ya ultimada restringirá ir montado en un patinete por la acera y establece una velocidad máxima para estos medios de locomoción de 25 kilómetros por hora.

Tomando como parámetro estas disposiciones, el Ayuntamiento de Málaga se encuentra preparado para ejecutar la nueva regulación del tráfico motorizado en la ciudad, incluyendo el nuevo fenómeno del patinete eléctrico, un nuevo vehículo incorporado al parque de movilidad y a la circulación de cada día. Nadie puede negar que en la actualidad los patinetes eléctricos han cambiado en gran medida la movilidad urbana.

El Consistorio ya ha anunciado que llevará a rajatabla el nuevo decreto de la DGT, que contempla, entre otros aspectos, los siguientes restricciones:

-Una de las principales novedades del reglamento es que todos los conductores (incluidos quienes conduzcan patinetes eléctricos) tendrán que pasar un control de alcoholemia y drogas, al igual que el resto de conductores de otros vehículos.

-Para evitar las distracciones que conducen a accidentes de tráfico, estará prohibido conducir con auriculares o el uso del teléfono móvil.

-No se podrá circular por las aceras, con el objetivo de evitar atropellos a peatones. Ante esta disyuntiva, los conductores de patinetes eléctricos deberán transitar por el carril bici adecuado. Existe una excepción: solo en caso de no estar disponible el carril correspondiente, el patinete podrá circular por la acera o por ciertos espacios reservados por el Ayuntamiento para su circulación con patinetes.

-A los usuarios del patinete eléctrico, como resulta lógico, se les exigirá un certificado de circulación con las características del vehículo. Y disponer al menos de un seguro de terceros que cubra los posibles siniestros que pueda originar este tipo de medio de locomoción (atropellos, caídas…)

-La velocidad que no se podrá superar se establece en los 25 kilómetros por hora.

-Como curiosidad, tener en cuenta que todos los patinetes deberán llevar un código QR para que los agentes de la policía puedan verificar el cumplimiento de la normativa con respecto a la velocidad y evitar los patinetes trucados.

Según ha declarado Pere Navarro, “las aceras son para los peatones, para los que van en sillas de ruedas y para los padres que llevan sillitas”. Por ello, con el fin de mejorar la circulación de los peatones, la nueva norma fijará la supresión de plazas de aparcamiento para automóviles en favor de patinetes, bicicletas y motocicletas.

A favor y en contra

La nueva normativa que tiene intención de aplicarse no contenta a todos, claro está. Varias asociaciones de usuarios de Vehículos de Movilidad Personal ya se han manifestado en las calles (entre ellas en Málaga) para denunciar la “errónea” regulación que la DGT ha elaborado sobre este tipo de transporte.

Los usuarios de patinetes eléctricos, que reivindican el uso de este tipo de vehículo como alternativa sostenible a los coches, lamentan que la norma que fija el organismo público hace “inviable” el uso de patinetes, ya que delimita el uso de la mayoría de los modelos que se comercializan en el mercado, sobre todo los que superen los 25 km/h, que son unos cuantos.

Los manifestantes han concretado que los patinetes “no son juguetes, como así los ha considerado la DGT”. Por esta situación se han visto obligados a circular por las aceras, lo que ha ocasionado conflictos con el resto de peatones por poner en riesgo su seguridad. Denuncian que a día de hoy todavía no existe una norma de ámbito nacional que fomente el uso responsable de vehículos alternativos, como los patinetes eléctricos.

No contaminan y son más sostenibles

Según los usuarios malagueños de este tipo de transporte, “si se establecen unas normas de seguridad comunes”, los patinetes pueden, al igual que otros medios, circular por los carriles bici y la calzada. En defensa de los patinetes, sus defensores recalcan que se tratan de vehículos eléctricos “con un precio al alcance de todo el mundo, con el menor consumo energético. Suponen una magnífica solución para los problemas de contaminación, ruido y congestión de las ciudades”. Abogan por su rapidez, sostenibilidad, accesibilidad, ahorro y entretenimiento.

La DGT, al parecer, está equivocada, porque según estas asociaciones, el organismo público considera que solo se emplean para usar en trayectos cortos. Lo cierto es que cada vez más se utilizan como alternativa al coche o al bus para distancias que superan los cinco kilómetros de distancia.

No faltan los detractores que denigran el uso del patinete dentro del parque habitual de vehículos por la ciudad por las imprudencias que cometen sus conductores, como así también el abandono de los patinetes en la vía pública o la velocidad que pueden llegar a alcanzar. Una buena parte de quienes conducen patinetes eléctricos tampoco llevan casco y llevan auriculares mientras transitan.

Además, los accidentes en los que se ven implicados estos tipos de vehículos tampoco ayudan a fomentar su uso sin restricciones. El pasado septiembre un individuo a lo mandos de un patinete eléctrico arrolló a una menor de dos años en el Muelle Uno de Málaga.

Las estadísticas no engañan

Si tomamos la ciudad de Málaga como ejemplo y comparamos el uso del coche particular y el patinete eléctrico, comprobaremos las ventajas de usar este último medio de locomoción. Generalmente, el coste de los patinetes oscila en unos 0,15 euros al minuto, lo que supone que un trayecto de 10 minutos cuesta aproximadamente de 1,50 euros.

Aparte de estas consideraciones, una de las intenciones que el Ayuntamiento malagueño quiere llevar a cabo es la de limitar la proliferación de empresas de alquiler de patinetes eléctricos para turistas, sobre todo. En Málaga existen actualmente ocho empresas y más de 1.400 dispositivos repartidos por toda la ciudad. Que se dice pronto.

Al respecto, el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga, José del Río, ya ha comunicado que los responsables municipales estaban enfadados por este asunto y que planten “medidas drásticas” contra las empresas de patinetes para atajar la sobreoferta.